Monumentos

 

Monumentos


A) ARTE RELIGIOSO

La Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Se trata de un templo renacentista de grandes dimensiones, en cuyo lugar hubo una antigua mezquita musulmana, que pasó posteriormente a convertirse en templo cristiano. Es una obra de gran interés que puede figurar entre las más tempranas manifestaciones del plateresco cordobés.

    
Destaca en ella al exterior su torre, del gótico tardío, terminada en 1.527 por Hernán Ruiz I. Se formó dentro de esta torre una pequeña capilla asimismo gótica. Por encima de ella se abre una bella portada plateresca que da al patio de la parroquia.

Su grandiosa Capilla Mayor se formó durante la segunda mitad del siglo XVI. Los trabajos empezaron en 1.559 con proyecto de Hernán Ruiz II, y tras la muerte de éste quedaron en manos del tercero de los Hernán Ruiz. Los trabajos se prolongaron hasta los primeros años del siglo XVII teniendo ahora como maestros a Juan de Ochoa y Blas de Masabel. Esta impresionante capilla se corona con una gran cúpula casetonada que deja ver al exterior un monumental volumen de sillería que domina sobre toda la población y su campiña, haciendo honor al popular dicho: “A capilla, campiña y campana, nadie nos gana”.


Poco después, de mano de Juan Francisco Hidalgo, se formó una gran nave abovedada de aristas y otras dos menores de cuarto cañón, separadas a través de amplios arcos de medio punto con pilares prismáticos de piedra. 

Cuenta la iglesia de la Asunción con un Retablo Mayor, en madera, acorde con la monumentalidad del conjunto, realizado por Juan De Espinosa entre 1627 y 1631. En este mismo templo, se yergue el altar del Sagrario. Se construyó en mármol; según una inscripción que aparece en la mesa del altar se concluyó en 1749 y consta que en 1736 ya estaban hechas las imágenes.

Otros estilos se manifiestan en la Capilla de la Inmaculada, del Gótico Final, o en la Capilla de las Ánimas, del Mudéjar. 

Además cuenta el templo con bellas muestras de orfebrería religiosa, ricas vestiduras talares, pinturas sevillanas y un púlpito, importante obra en mármol rojo.

Es de resaltar la cercanía de la Iglesia con una calle emblemática en la localidad, la de las Ventanas de Doña Aldonza (La Sendilla), de viejas resonancias cervantinas y desde donde se divisa el mejor y más amplio paisaje de Santaella: un rosario de cortijos junto a el amplio abanico de color de los cultivos. Colindando con ella se encuentra un precioso arco que da acceso al llano de la Iglesia. 
 

La Ermita del Santo Cristo de la Vera Cruz.  Antes era la Ermita de Santa Lucía, en honor a la que se construyó en la primera mitad del siglo XVI. Su aspecto actual se debe a una reciente reedificación, conservando no obstante su antiguo plan de nave única. En su interior se encuentran importantes imágenes, como El Stmo. Cristo de la Veracruz, talla de estilo gótico tardío de principios del siglo XV, y María Stma. Del Mayor Dolor, del siglo XVI.

Junto a esta pequeña ermita se encuentra una callejuela decorada con típicos arcos encalados, que junto con el  dibujo que va describiendo el empedrado del suelo, la convierten en lugar digno de visitar.


El Santuario de Nuestra Señora del Valle.  Consta su existencia ya en el siglo XVI. En 1699 se fecha la portada que da acceso al patio. Las obras  realizadas en la primitiva ermita a mediados del siglo XVIII la sustituyeron por el magnífico templo actual, excelente trabajo de la arquitectura barroca cordobesa. Las obras del edificio se realizaron entre 1747 y 1752, gracias a la generosidad del sacerdote Miguel Vicente Alcaide y Lorite.

El templo es una mezcla de los juegos de estructuras con una elegante decoración de carácter geométrico. En suma puede afirmarse que esta ermita es una de las más bellas de Andalucía. 

En cuanto a la iconografía, la del Retablo Mayor (obra de Juan González Cañero) es manifiestamente mariana, el cual se concibió como atrio del camarín de Nuestra Señora del Valle. Preside la Virgen y a ambos lados se encuentran los retablos del crucero, donde se ubican las hornacinas de los santos Joaquín y Ana.

La imagen más antigua de Santaella es sin duda la de Nuestra Señora del Valle considerada obra de transición del románico al gótico. 

Cuenta la leyenda que la Virgen se apareció en una higuera, que estaba en el lugar donde actualmente está el santuario. De aquí se la llevaron al Molino Alto, donde querían construir su ermita, aunque no lo consiguieron puesto que cada día amanecía destruida. Actualmente se encuentra en la tierra donde se apareció, el valle, y conserva el tronco de la higuera sobre el que estaba posada. 

B) ARQUITECTURA CIVIL

Castillo Medieval. Muestra del intenso pasado histórico de Santaella es el cinturón fortificado que rodea al Barrio de la Villa, el Barrio Bajo. Es una obra musulmana de época almohade, de finales del siglo XII. Especial interés tiene el lienzo de muralla que asoma y domina la Plaza Mayor, en el que se ve una típica puerta con arco de herradura. Próximo a ésta se divisa altivo un torreón prismático que vigila la plaza. 

Entre esa puerta y el torreón encontramos una construcción barroca con portada y balcones de ladrillo que fue la sede del antiguo Ayuntamiento.
 

Casa de las Columnas. Es una importante casa señorial construida entre 1730 y 1734, a solicitud de los hermanos Miguel Vicente y Juan Fernando Alcaide y Lorite. En breve se ubicará en ella el Museo Municipal de Santaella.

Antiguo Pósito. Se sitúa próximo a la Casa anteriormente mencionada. Tiene aquí sede actualmente la Casa da la Cultura y El Museo Arqueológico y Etnográfico.